Por qué Tener un Nicho de Mercado Salvará tu Vida (y la de tu Proyecto)

 

Aunque pueda sonar un tanto macabro, no me estoy refiriendo a que te vayas buscando el lugar que albergará tus restos una vez que pases a la siguiente vida (sea cual sea). En vez de eso, nos será mucho más provechoso enfocar tu idea en un nicho en Internet.

¿Un qué? * — *Un nicho. Un nicho de mercado en la jerga online se define simplemente como un grupo de personas que comparten una misma necesidad. Hay mil y una definiciones dando vueltas por la red, de gente que se empeña en hacerlo más complicado de lo que es, pero realmente no es ni más ni menos que eso: un grupo de personas de entre todas las que comparten una misma necesidad.

Para ponerlo en contexto dentro de lo que sería un mercado, es decir, la gente que comparte una misma necesidad, un nicho sería un trozo concreto de ese mercado que cumple un cierto criterio o condición. Por ejemplo, un mercado bastante grande es el de personas con sobrepeso que quieren adelgazar. Su problema es el sobrepeso y la necesidad que comparten es encontrar una forma de perder peso. Un nicho dentro de ese mercado podría ser el de hombres menores de 30 años con esa necesidad. Otro nicho podría ser el de personas con sobrepeso, hombres y mujeres, que quieren adelgazar usando sólo métodos holísticos y naturales. Otro nicho podría ser la combinación de estos dos criterios.

Dependiendo de las condiciones con las que seleccionemos el nicho, éste será más o menos amplio, es decir, comprenderá a un mayor o menor número de personas. Lo interesante de esto es que puedes hacer un nicho lo más “estrecho” o concreto que quieras. Volviendo al ejemplo anterior, podríamos acotar el nicho de hombres menores de 30 años con sobrepeso que quieren adelgazar de forma holística, añadiéndole la condición de que sean de habla hispana. Incluso concretarlo aún más y añadirle la condición de que sean informáticos. De ahí que digamos que un nicho es un subconjunto o grupo de personas del conjunto total que comparten una misma necesidad.

Como ya hemos hablado en otras ocasiones, uno de los pilares para garantizar que tu idea sea un éxito es que se centre en una necesidad. Es decir, que aporte valor a cierto conjunto de personas que tienen esa necesidad. Pero ahora tendrás que elegir qué nicho vas a cubrir dentro de ese amplio campo.

Para que nos entendamos, todo esto es como si quisieras hacer una pizza. Tienes una necesidad llamada “hambre” y decides satisfacerla preparando una pizza. Tu idea es como la masa que potencialmente se convertirá en una pizza, o no, dependiendo del proceso que sigas. Tendrás que asegurarte de prepararla bien para que quede rica y alimente, es decir, que satisfaga bien tu necesidad. Tendrás que añadirle sal si está sosa o harina si está húmeda, es decir, refinarla y optimizarla. Tendrás que dedicarle su tiempo para amasarla bien para que sea consistente y no se deshaga. Pero si no la estiras y le das forma de pizza, va a seguir siendo una bola de masa. Y ese proceso de darle forma, de decidir si va a ser circular, rectangular, si va a cubrir toda la bandeja o solo la mitad, es el proceso de aplicar tu idea a un nicho.

Supongamos que quieres crear una plataforma para dar visibilidad a artistas desconocidos. El mercado sería el de artistas desconocidos con la necesidad de darse a conocer. Tu idea se centraría en esa necesidad concreta, pero ahora tienes que elegir en qué nicho la quieres basar. ¿Quieres cubrir todos los artistas de diferentes disciplinas a nivel mundial? ¿Una cierta área geográfica? ¿Una cierta disciplina? ¿Artistas jóvenes recién graduados? ¿O personas mayores retiradas que se han dedicado al arte?

Tu idea variará sustancialmente dependiendo del nicho que quieras cubrir, aunque estés proveyendo en esencia una solución para la misma necesidad. No es lo mismo crear una plataforma para artistas visuales que para artistas sonoros. No es lo mismo crear una plataforma para un grupo de edad menor de 30 años, que para uno mayor de 65. La elección de un nicho va a refinar tu idea y determinar la forma que adquiere tu proyecto.

Mi propuesta es que te enfoques en nichos muy concretos y delimitados, tan pequeños que puedan parecer a priori poco sustanciales.

Quizás te preguntes porqué elegir un nicho pequeño si se supone que a cuanta más gente puedas ayudar con tu idea, es decir, cuanto mayor sea tu nicho, mejor: mayor cantidad de futuros clientes, mayor hipotética cantidad de ingresos y por tanto más posibilidades de tener éxito.

Todo eso es cierto, pero suena mejor en la teoría que en la práctica. La realidad es que para un proyecto con una única persona detrás, o dos o un pequeño equipo, abarcar un nicho muy grande puede ser como ponerte y apretarte tú mismo la soga al cuello. En un nicho grande llegar a tus usuarios te va a costar muchísimos más recursos, tanto en tiempo como en dinero. También vas a tener mucha más competencia de gente con muchos más recursos que tú. A una empresa grande o multinacional no le interesa un nicho pequeño. Tienen los recursos, la infraestructura y la gente para poder abarcar un nicho grande, y de hecho, es lo único que les compensa para poder costear toda esa infraestructura.

Pero tu caso es justo el opuesto, el del emprendedor indie (de independiente) que tiene los recursos contados, ninguna infraestructura y un equipo humano mínimo (quizás de sólo una persona, tú) que encima seguramente no tenga disponibilidad de tiempo completo para poder dedicarle. No te interesa abarcar un nicho grande porque te vas a ahogar intentando tragarte un caramelo de ese tamaño, por muy apetecible que parezca. Lo que te interesa son los nichos pequeños, casi minúsculos a priori, en los que no vas a tener una competición desmesurada y que además de ponerte las cosas más fáciles a la hora del marketing, de dar a conocer tu idea, de la publicidad, etc. por minúsculo que aparente, puede ser potencialmente muy rentable. Recuerda que estamos hablando que en Internet no hay fronteras, y por pequeño que parezca un nicho es bastante posible que haya suficiente gente en el mundo entero que haga ese nicho rentable.

Patrick McKenzie, de Kalzumeus.com, es un ejemplo de que en Internet “pequeño y poco interesante en apariencia” es totalmente compatible con “lucrativo y rentable”. En 2006 creó un programa para hacer tarjetas de bingo, destinado a profesores de primaria y padres, que por lo visto en Estados Unidos usan estas tarjetas de bingo para hacer juegos educativos con niños. No hizo un programa educativo para cualquier edad, ni abarcó más juegos o herramientas didácticas aparte del bingo, ni siquiera hizo un bingo electrónico con el que jugar online. Hizo un programa para hacer e imprimir tarjetas de bingo para padres y profesores de primaria. Dime tú que eso no te suena como un nicho pequeño y reducido.

Pues ese año ganó $10,000 vendiendo su programa. En dos años había duplicado la cifra. Y en cuatro ya había alcanzado los $60,000 brutos en ventas. Profesores de primaria, padres y tarjetas de bingo. Ahí queda eso. Como él mismo dice, el software menos ambicioso del mundo le cambió la vida.

Sé consciente de tus recursos y posibilidades, y escoge un nicho de dimensiones apropiadas. En caso de duda, mi consejo es que siempre te tires por el más pequeño. Cuando tengas controlado este nicho más pequeño, siempre tendrás tiempo de ampliar a uno más grande, disponiendo de mayores recursos y experiencia para ello.

Recuerda: quien mucho abarca, poco aprieta.

Escrito por:

Victor Espigares

Bestselling author, startup founder, multi-passionate entrepreneur, contemporary dancer, and dad in progress. I help passionate makers and entrepreneurs thrive and grow to enjoy a Remarkable Life.

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.