La Energía Doer o Cómo Lograr tus Metas y Crear Resultados

 

Si alguna vez has intentando conseguir una meta a largo plazo, como por ejemplo montártelo por Internet, y te has quedado a mitad de camino, sabrás la sensación tan frustrante que se te queda dentro. El pasar tantas horas ilusionado, pensando, concibiendo, soñando y casi tocándolo con tus manos, para de repente, otra vez, tener que apagar todas esas ilusiones en una cubo de agua fría, es desesperante y dañino para uno mismo.

Lograr tus metas y manifestar resultados, especialmente si es a medio-largo plazo como el caso de crear un proyecto, conlleva tiempo y dedicación. La gran mayoría de las personas en la sociedad actual están demasiado acostumbradas a la adicción de la gratificación instantánea y a la comodidad en que vivimos. Esto conlleva que no son capaces de aguantar en la brecha el tiempo necesario para conseguir resultados tangibles con sus visiones a largo plazo. Lo usual es que pierdan la motivación y el compromiso («no estoy seguro de que esto sea buena idea…«), que se desilusionen viendo que no llegan a ningún puerto («pero… ¿todo esto para qué?«), o simplemente que arrojen la toalla y cambien de idea («¿sabes qué? me he dado cuenta de que esto no es tan importante para mí«) engañándose así a si mismos.

Y luego están los doers, una extraña tribu de personas que tienen claro cómo conseguir lo que quieren, y no se detienen hasta que lo consiguen. Son los que hacen que las cosas ocurran, a los que no les asusta ensuciarse las manos ni remangarse los pantalones para meterse de lleno en todo el fregao, siempre y cuando eso les acerque a sus metas.

Seguro que conoces a alguien de tu entorno, puede que hasta tú mismo, que es capaz de sacar adelante todo lo que se proponga. Todo el mundo ha experimentado en algún momento de su vida la Energía Doer, de ponerse en acción teniendo una meta clara hacia la que ir, y sin dejar que la mente y sus devaneos interrumpan o molesten durante el camino.

Un ejemplo de Energía Doer (pronunciado «duer», del inglés “To Do”, “hacer”) es el típico momento del día de antes de una entrega importante en el trabajo, que no se sabe muy bien cómo pero toda la procrastinación o en castellano, pérdida de tiempo, y dispersión que venías sufriendo hasta entonces, se esfuma y sólo queda la intención clara de terminar la entrega antes de que llegue la hora límite. Seguro que has tenido más de un momento así también estudiando el día de antes de un examen.

O esos momentos de domingo cuando llevas tanto tiempo tirado en el sofá sin hacer nada que ya hasta te duele el cuerpo, y de repente algo se activa en tu interior y tienes que ponerte a hacer cosas: a limpiar la casa, a hacer ejercicio, a tomar notas de ideas que te bullen en la mente… ¡lo que sea, menos estarse quieto!

Eso es la Energía Doer. Todos tenemos dentro ese tipo de energía de crear y manifestar resultados, al igual que su energía complementaria y opuesta. De hecho, una no puede existir sin la otra. Es lo que en el taoísmo denominan el Yin y el Yang, la simbiosis de la energía pasiva o receptiva (yin) con la energía activa (yang). La Energía Doer es tan sólo una parte del Yang que habita en cada uno y la tribu de los doers son hombres y mujeres, como tú y como yo, que se han hecho expertas en cultivar y manifestar a su voluntad este tipo de energía.

La Energía Doer tiene una característica muy importante que hay que destacar. Es la clave imprescindible que los doers conocen y explotan:

La Energía Doer se retroalimenta a sí misma.

Lo cual quiere decir que cuanto más la usas, más tienes. Así mismo, cuanto menos la usas, menos tienes y por lo tanto más difícil te resulta manifestar resultados. Esa es la razón por la que cuanto más estancado estás, más difícil te es manifestar resultados que se salgan de lo habitual, como lo que sería por ejemplo crear tu proyecto online. Y sin embargo, cuanto más en acción en la dirección correcta estás, parece que más carrerilla llevas y todo va viniendo rodado con una extraña pero placentera sensación de fluidez.

No te preocupes si ahora mismo estás pensando “¡Oh, Dios mío! entonces mis niveles de esa cosa deben de estar bajo mínimos…”. Si por un casual, un doer agotara sus reservas de energía doer, sabría cómo recuperarlas y llevarlas al nivel correspondiente para poder volver a crear cosas de la nada. Esta es una de las cosas que aprenderás también con “Móntatelo por Internet” el libro, porque está diseñado para activar y potenciar tu parte doer al máximo. En otras palabras: sacar a la luz al doer que llevas dentro.

Pero por ahora sólo recuerda esto: cuanto más practices y ejercites tu Energía Doer, más probabilidades tendrá tu proyecto, negocio o estilo de vida de materializarse y marcar una diferencia en el mundo.

Así que no te lo pienses. Empieza a hacer crecer tu Energía Doer e incrementa las probabilidades de hacer que tus sueños se hagan realidad. Lee el Manifiesto Doer para conocer más sobre el estilo de vida doer.

¿Puedes recordar alguna situación donde claramente hayas sentido tu Energía Doer en acción?

Deja un comentario debajo y cuéntame.

Escrito por:

Victor Espigares

Bestselling author, startup founder, multi-passionate entrepreneur, contemporary dancer, and dad in progress. I help passionate makers and entrepreneurs thrive and grow to enjoy a Remarkable Life.

2 Comentarios

  1. Carlos

    Hola: he sido médico oncólogo ( ahora estoy jubilado ) y te comprendo perfectamente ya que la práctica de mi profesión ha sido muy dura. Siempre he querido por el bien de mis enfermas y sus familias estar a lo máximo de los últimos conocimientos e implicarme empaticamente con ellos. Por tanto la energía Doers es muy conocida por mi y funciona cada vez más. Lo único es que cuando ejerces una profesión con lo que se llama compasión,pasa factura psicológica, pero ! MERECE LA PENA ! Un abrazo

    Responder
  2. Luis Rosario

    Muy interesante este artículo, Víctor. Felicitaciones…!

    Responder

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.