Alineando tu mundo Interior y Exterior,
para disfrutar de la vida que mereces

Sobre mi

Hola,

soy Victor.

He escrito un bestseller, fundado una startup de un cuarto de millón de dólares, ganadora de premios y destacada por el New York Times, y he viajado por el mundo viviendo aventuras increíbles (más sobre eso abajo).

También llevo barba, soy padre de un bello niño (por dentro y por fuera), y algunos días no quiero salir de la cama.

Tres cosas en las que creo:

1.

Todo el mundo tiene algo único que ofrecerle al mundo (incluido tú). Lo puedes llamar “don“, “regalo“, “talento” o “pasión“. Yo lo llamo superpoderes, pero da igual en realidad. Lo que importa es que no sólo tienes uno, sino muchos que ofrecer.

2.

La libertad no es gratis. Y casi seguro que no sucederá por accidente. Si la quieres, te la tienes que ganar, recuperándola, cultivándola conscientemente y haciendo que crezca en tu vida. Es el proceso y camino que llamo recuperar tu “Factor Libertad“.

3.

Tú, y sólo tú, decides tu vida. No tienes que vivir bajo las expectativas ni los sueños de otras personas. Tienes el gran privilegio y responsabilidad de vivir la vida que realmente quieres, sea cual sea.

Lo que hago:

Escribo, hablo y facilito espacios para ayudarte a dominar tu psicología interior, reconectar con tu cuerpo y expandir tu consciencia; y así poder disfrutar de la Vida Extraordinaria que mereces.

Eso puede ser emprender en la red para conseguir tu libertad, canalizar tu artista interior y desatar tu creatividad, vivir más conectado con tu cuerpo y movimiento, encontrar tu equilibrio interior a través de la meditación y la consciencia, o marcar un mayor impacto en el mundo consiguiendo tus metas más ambiciosas.

Mi camino

de un aburrido 9-a-5 en frente de la pantalla

hacia una Vida Extraordinaria

En los últimos diez años,
he hecho algunas cosas raras

Como fundar (y vender) una startup de 6 cifras, entrenar artes marciales a tiempo completo en una isla remota, viajar a Tailandia sin billete de vuelta, actuar danza-teatro en un gran escenario o escribir un bestseller.

Pero deja que te cuente más…

En 2007, mientras trabajaba como Ingeniero de Software en el campo de la astrofísica, tuve una idea para hacer por gusto un proyecto muy chulo: una red social para ayudar a la gente a recordar y conectar con la mejor inspiración visual de la red.

Tras algunos meses de estar trabajando en esa idea en mi tiempo libre, lancé VisualizeUs (comprada en 2016) y dos años más tarde, di el salto y dejé mi trabajo para dedicarme a tiempo completo al proyecto.

¿Quién habría pensado que lo que comenzó como un proyecto por gusto acabaría convirtiéndose en una startup de 6 cifras, ganadora de premios y destacada por el New York Times, con una comunidad enorme de más de 250,000 usuarios por todo el mundo coleccionando más de 8 millones de imágenes sublimes, y alcanzando más de un cuarto de millón de dólares de ingresos en su tiempo de vida?

Antes de lanzarme con mi startup, trabajaba en un radio telescopio de 30 metros de diámetro situado a una altura de 2,900 metros sobre el nivel del mar. Un sitio de trabajo bastante impresionante. (Foto: IRAM).

Feliz pero reventado con el Gran Maestro Ernesto Presas Jr. al final de mi (dura) estancia de 3 meses entrenando artes marciales en Filipinas.

En Noviembre del 2012, poco después de mi 30ª vuelta alrededor del Sol, decidí irme sólo a un pequeño pueblo desconectado de todo en Filipinas a cumplir uno de mis locos sueños de la infancia.

Entrenar artes marciales a tiempo completo con un Gran Maestro.

Demasiadas películas de Kung Fu y Bola de Dragón, si.

Sólo el Gran Maestro, mi instructor y yo, entrenando cada mañana y cada tarde durante tres meses seguidos. Prácticamente viviendo como un monje, sin Internet, ni vida social, ni otra cosa que hacer más que entrenar. Una experiencia transformadora única en la vida.

Feliz pero reventado con el Gran Maestro Ernesto Presas Jr. al final de mi (dura) estancia de 3 meses entrenando artes marciales en Filipinas.

En Diciembre del 2014, mi pareja Rosy y yo lo vendimos todo y decidimos irnos a Tailandia tan sólo con un billete de ida, a ver qué nos traía la vida.

Acabamos viviendo en Chiang Mai (en el norte de Tailandia) durante un tiempo y siendo formados en una práctica de meditación en movimiento a través de la danza libre llamada DANCEmandala, uno de los descubrimientos más transformacionales y mágicos de esta aventura.

A la izquierda, las vistas desde nuestro apartamento en Chiang Mai. A la derecha, el Yoga Tree, el bello espacio donde entrenamos y bailamos durante 2 meses para convertirnos en facilitadores de Danza-Meditación.

¿Sabes lo más gracioso? Antes de esto, me aterraba la idea de bailar y que alguien me pudiera mirar, y siempre decía que la danza y esas cosas “no eran lo mío”. Pero Rosy quería probar una sesión y fui con ella por acompañarla (no muy convencido, la verdad).

Me dejó completamente alucinado (y cambió mi vida por completo).

Durante una improvisación de danza contemporánea con mi pareja Rosy delante del público. (Foto por: Dirk Wijs)

Durante una improvisación de danza contemporánea con mi pareja Rosy delante del público. (Foto por: Dirk Wijs)

Durante 2014 y 2015, apenas 3 meses después de mi primer encuentro con la danza, acabé siendo parte del elenco de una compañía de danza-teatro y pasé meses ensayando con ellos (y aprendiendo y disfrutando mucho). Así de fuerte me transformó la danza y el movimiento.

Actué con ellos como elenco en dos obras diferentes de una hora de duración enfrente de cientos de personas y descubrí 1) la cantidad enorme de horas de ensayo que se invierten para una obra y 2) cómo de adictivo y divertido es estar actuando en un escenario.

Sí, ese soy yo actuando en un escenario. Por primera vez en 32 años.
(Foto por: Juan Antonio Cárdenas Martín)

En Marzo del 2015, me convertí en el papá de una de las criaturas más geniales que haya tenido la suerte de conocer, mi hijo Noah. Y es, sin ninguna duda, la mejor, más divertida, intensa y apasionante aventura de mi vida (¡y cada día que pasa es aún mejor!)

Lloré (como una magdalena) cuando vi su carita por primera vez, después de un parto interminable de 36 horas.

Lloré (como una magdalena) cuando vi su carita por primera vez, después de un parto interminable de 36 horas.

En uno de los retiros de la empresa en Portland.

En Septiembre del 2015, tuve el privilegio de unirme al increíble equipo de Ramit Sethi como growth hacker (un híbrido entre ingeniero y marketer).

Ramit Sethi es el autor del libro “I Will Teach You To Be Rich”, bestseller del New York Times, y durante los últimos 12 años ha ayudado a cientos de miles de personas a vivir una “Rich Life” a través de la psicología, el desarrollo personal y la maestría de la mente.

Llevaba siguiendo a Ramit y sus materiales durante años así que esta fue una oportunidad increíble de aprender de él e impactar cientos de miles de vidas durante el proceso.

En uno de los retiros de la empresa en Portland.

En Noviembre del 2015, publiqué mi primer libro de no ficción sobre emprender y vivir de la red, titulado Móntatelo Por Internet, que alcanzó el Nº1 de los libros más vendidos en Amazon.es tanto en las categorías de Empresa como en la de Desarrollo Personal, llegando a estar como Nº12 del ranking general de todos los libros más vendidos de Amazon.es (tanto papel como digital).

Datos curiosos: 1) Sólo me llevó 4 años escribirlo (empecé en Filipinas como forma de sobrevivir mi vida de monje) y 2) conseguí una oferta con una de las mayores editoriales de España para publicarlo, pero el título no les cuadraba y a mí no me cuadraba el suyo 😀

Escribiendo la página 141 en un tren rumbo a Malasia.

Escribiendo la página 141 en un tren rumbo a Malasia.

Pero las cosas no siempre fueron así…

Noticia de última hora: Nunca he querido ser emprendedor.

No tenía ningún interés en nada relacionado con emprender.

Tampoco pensaba que la danza fuera “lo mío”.

Ni había entrenado artes marciales filipinas antes de llegar a Filipinas (¡para hacerlo non-stop durante 3 meses!). Y por supuesto, lo de subirme a un escenario ni siquiera se me había pasado por la cabeza de hecho.

De hecho, durante la mayor parte de mi vida siempre he sido más bien un poco friki, introvertido y tímido; no particularmente aventurero ni muy físicamente activo que digamos. Para mí, “diversión” era pasar horas y horas delante del ordenador, o bien jugando a videojuegos, o viendo películas de acción o aprendiendo el nuevo lenguaje de programación de moda.

Tenía súper claro que los ordenadores eran mi vida, mi Única Pasión Verdadera por y para siempre, y estaba dispuesto a invertir toda mi vida en ello.

Después de comenzar mi carrera en el campo de la astrofísica y encontrar un trabajo genial, bien pagado y seguro, parecía que ya lo tenía todo.

Parecía que lo “tenía todo” y que mi vida era redonda.
Pero la mayoría de mis días eran: Ir al trabajo, volver a casa, ver algo y empezar de nuevo al día siguiente.

Y entonces tuve mi primer punto de inflexión con este proyecto que había empezado por gusto, y que sin yo saberlo estaba destinado a convertirse en una startup de éxito, teniendo cada día más tirón.

Tanto, que llegó un punto donde tuve que decidir si quería perseguir algo que había creado yo mismo y ver cómo de grande podía ser, o seguir con las cosas como estaban en mi vida.

Coincidencia o no, ese fue el momento en el que mi camino de descubrimiento, transformación y desarrollo personal, comenzó.

Gracias a ello, y a pesar de no tener ningún interés en llamarme a mí mismo “emprendedor“, decidí que no quería vivir el resto de mi vida con la pregunta abierta de “¿y qué hubiera pasado si…?“, persiguiéndome. Así que me lancé a dar el salto y probar suerte con VisualizeUs (¿recuerdas que no era particularmente aventurero?).

Y entonces tuve mi segundo punto de inflexión esta vez como emprendedor, cuando en mi 30º cumpleaños finalmente me di cuenta de que a) eso de convertirse en millonario y retirarse antes de los 30 no iba a ocurrir (demasiadas historias de Silicon Valley) y que b) era súper miserable dejándome el culo trabajando como un loco en mi startup día y noche, y posponiendo el resto de mi vida hasta que tuviera “éxito”.

Es muy irónico que una de las razones por las que me decidí a emprender fuera para ser dueño de mi tiempo y disponer de él a mi antojo, pudiendo decidir cómo, cuándo y dónde trabajar. Paradójicamente, acabé siendo un esclavo del peor jefe del mundo, mi propio jefe interior.

La combinación de adicción al trabajo unida a perseguir la visión errónea (retirarse antes de los 30) hizo que acabara en muy mal sitio: quemado, con una falta de motivación total por el proyecto, al borde de la depresión y no queriendo saber nada sobre startups, negocios, tecnología u ordenadores.

Ahí fue cuando aprendí e integré que disfrutar de libertad en la vida no ocurre por casualidad, ni el estilo de vida de tus sueños tampoco, sino por elecciones conscientes y acciones alineadas. Y para poder salir y recuperarme de todo eso donde me había ido metiendo yo solito, empecé a cultivar intencionalmente mi Factor Libertad y a establecer los cimientos necesarios para poder vivir todas esas experiencias que has leído antes.

Mi tercer punto de inflexión llegó cuando me di cuenta de que para disfrutar de grandes aventuras, también necesitaba tener un cuerpo disponible para vivirlas. Hasta entonces, había pasado una gran parte de mi vida sentado enfrente de una pantalla durante largos maratones de tiempo, y de ahí todos mis dolores crónicos de espalda, mi cuerpo extremadamente delgado, tenso y rígido.

Empecé a trabajar poco a poco para revertir todos esos años ignorando mi cuerpo. Aprendí sobre nutrición, entrenamiento, fisiología, ciencias del deporte, terapias manuales… pero más importante, empecé a cultivar mi cuerpo y mi movimiento, y a disfrutar mientras lo hacía.

Expresar con mi cuerpo se convirtió en un vehículo para el disfrute y la alegría interior.

Comencé simplemente entrenando para ganar algo de músculo, y de ahí pasé a la pasión de mi infancia, las artes marciales. Después llegó la danza a revolucionar mi vida. Acrobacias, verticales, danza-meditación, parkour, improvisación, halterofilia… todo lo que fuera expresarme con el cuerpo era refrescante y me llenaba.

¿Quién sabe cuál será mi cuarto punto de inflexión?

Media Bio

VICTOR ESPIGARES is a bestselling author, lifestyle entrepreneur and contemporary dancer. Victor is the founder of the award-winning startup VisualizeUs.com (acq. 2016), the social network for creative people with more than 250,000 users worldwide, 9 million pictures posted and featured by The New York Times as a “constantly changing art installation“.

Victor, a former Astrophysics software engineer (B.S.C.S.), saw his entrepreneurial journey kickstarted by a side project created for fun that was meant to be a quarter-million-dollar startup. After overcoming workaholism, burnout and depression as an entrepreneur, he reframed his business to power the lifestyle of his dreams: traveling the world living adventures. Training in martial arts in an off-the-grid village of the Philippines, wandering around Thailand or performing in a dance-theater company in front of hundreds; are some of those adventures.

Victor has been featured The New York Times, The Huffington Post, in international media like Spain’s first and second nationwide public TV channels (La Primera and La Dos) and in major newspapers and radio networks of the country (20 Minutos, Cadena Ser, Los 40). Victor’s first book, Móntatelo Por Internet, soon to be published in English, has been #1 Amazon.es bestseller in Business, Personal Development and Lifestyle, reaching #12 in the Top 100 of all books.

Victor spends his time between his family, planning the next great adventure and helping people design and build their dream lifestyles.