El Secreto para aumentar un 200% tu Concentración, Creatividad y Energía Doer

El Secreto para aumentar un 200% tu Concentración, Creatividad y Energía Doer

Este post es un extracto adaptado de un capítulo del libro "Móntatelo Por Internet". Si te parece interesante y quieres seguir profundizando más en el tema te recomiendo su lectura ;)

Hay quien dice que el ser humano es por tendencia negativo. Que en igualdad de condiciones tendemos al pesimismo, en vez de al optimismo. A creer que al final del túnel no vamos a encontrar luz, sino más oscuridad; y que encima esto lo llevamos en los genes. Seguro que hay hasta estudios científicos para demostrar tal descorazonador hecho y reafirmar a los que eligen ver de una forma tan negra la vida (no te preocupes, no los he buscado, ni pienso hacerlo).

Porque yo no soy uno de ellos, y espero que tú tampoco.

Bajo mi propia experiencia uno de los mayores problemas causantes de esta negatividad es que estamos siendo constantemente bombardeados y expuestos, la mayoría de las veces por propia voluntad, a información negativa que influye en nuestro estado de ánimo, en nuestra creatividad y en nuestra Energía Doer a un nivel mucho más profundo del que podemos imaginar.

Sin mencionar la cantidad de tiempo que pasamos al día de forma sistemática viendo telediarios, escuchando noticias, leyendo diarios… en definitiva, invirtiendo nuestro valioso tiempo en consumir información, por lo general negativa, que encima es irrelevante y no necesitamos para conseguir nuestras objetivos. Somos yonkies de la información, especialmente de la que menos necesitamos, la tóxica.

Hace años que tomé la decisión de atajar mi adicción al consumo de información y desde entonces no he vuelto a mirar atrás. No veo telediarios, no leo periódicos y no suelo escuchar la radio (y cuando lo hago, pongo sólo música). He dejado de leer los más de ciento y pico blogs que seguía para “poder estar al tanto” de todo lo que me interesa. He dejado de pasar horas y horas atiborrándome de información gratuita, sólo para ocupar tiempos muertos.

Ahora practico una dieta hipoinformativa total. Sólo consulto lo que necesito cuando lo necesito para dar el siguiente paso en mis metas. Se trata de practicar el arte de la ignorancia selectiva a nuestro favor. De elegir no exponerse conscientemente a este tipo de toxicidad y negatividad.

Cuando accidentalmente me veo expuesto a ese tipo de contaminación energética que está por doquier, puedo notar con mucha más claridad cómo empieza afectar a mi estado de energía y actitud. Es tan simple como prestar más de diez segundos de mi atención a una televisión encendida de fondo. Si no soy lo bastante consciente y me dejo atrapar por lo que dice la pantalla, cuando quiero darme cuenta estoy en un estado de baja moral muy sutil, que quizás antes de practicar esta dieta hipoinformativa podría haber ignorado o dado por “normal”, pero que ahora me es totalmente evidente.

Es como si “la chispa” en mi interior se marchitara sutilmente, como si la ilusión de repente dejara de estar ahí de una forma totalmente silenciosa y las reservas de Energía Doer pasaran de estar burbujeantes en su pico máximo deseando ser canalizadas, a un estado inferior donde bien podrían quedarse para siempre sin que nadie las usara. Como resultado tengo la proactividad y las ganas de crear de una ameba. Así es fácil decir que el ser humano tiende al pesimismo.

Párate a pensarlo: el 99% de las noticias te son totalmente prescindibles y puedes vivir perfectamente sin ellas. De las importantes siempre te acabas enterando por un lado o por otro (alguien te las cuenta, las ves al pasar por un kiosko, las oyes aquí y allá…) y verdaderamente se vive más a gusto sin todo ese ruido deprimente de fondo. Habrá quién te diga cuán irresponsable es vivir “aislado del mundo”, pero siempre les puedes preguntar a ellos para que te informen de cómo va el mundo, y que así se sientan orgullosos de finalmente poder hacer algo útil con toda esa información-ruido que tienen dentro de sus cabezas.

También es posible que escuches “lo importante que es estar al tanto de lo que ocurre para poder formarte una opinión válida” que es la otra versión que defienden los adictos a la información y que siempre me hace reír: ¡cómo si por seguir las noticias tu criterio fuera más válido! Con lo sesgados que están los medios, seguirlos no te garantiza para nada el formarte una opinión válida ni mucho menos crítica, sino más bien al revés, polarizada y sesgada.

Lo primero es que no necesitas tener una opinión formada sobre cualquier cosa que esté ocurriendo. Sólo la gente que quiere llevar la razón sobre su forma de ver el mundo lo necesita. La gente flexible y abierta de miras, no. Pueden escuchar opiniones diferentes sobre un tema y no sentir que tienen que posicionarse. Lo segundo es que si llegado el momento lo necesitas, siempre puedes recabar información de varias fuentes para hacerlo de una forma relativamente decente. Pero no tienes porqué estar atragantándote de información totalmente innecesaria cada día sólo para estar preparado por si llega ese momento.

Si todo esto te parece difícil de creer, haz la prueba, empieza una semana de dieta hipoinformativa y compruébalo por ti mismo. Eso significa que, al menos, durante siete días:

  • Nada de telediarios. Si acostumbras a ponerlo de fondo en la comida o en la cena, sustitúyelo por música. Disfrutarás más tanto de la comida como de la compañía.
  • Nada de prensa escrita, online u offline. Si eres de los que desayunando acostumbra a leer el periódico, en formato iPad o en formato papel, sustitúyelo por el placer de leer una buena novela.
  • Nada de noticias en la radio. Reemplázalas por música.
  • Nada de seguir blogs ni leer en Internet, más allá de la información que vayas a usar de forma inmediata.
  • Deshabilita las notificaciones de las redes sociales y apps de mensajería y chat. Si es totalmente necesario, compruébalas sólo una vez al día durante no más de 15 minutos. Si necesitas usar las redes sociales para tu proyecto por ejemplo, existen programas que te permiten publicar y realizar el mantenimiento de tus cuentas sociales optimizando tu tiempo y sin entrar en la red social de turno (lo cual minimiza las probabilidades de quedarte enganchado perdiendo el tiempo).
  • Deshabilita las notificaciones de correo y compruébalo sólo dos veces al día, una por la mañana y otra por la noche. Esta es de las más difíciles para los yonkies a Internet, y hablo por propia experiencia, pero te sorprenderás de los resultados.
  • Antes de consumir cualquier tipo de información pregúntate si de forma inmediata vas a hacer algo productivo con ella: “¿necesito leer esto para realizar la tarea que tengo entre manos o es sólo mi adicción a la sobreinformación?

Durante esa semana obsérvate. Encontrarás no sólo que dispones de más tiempo, sino que probablemente te encuentres de mucho mejor humor, más propenso a la creatividad, con mayor capacidad de concentración y con la Energía Doer para manifestar resultados mucho más alta de lo habitual.

¿El secreto para aumentar tu concentración, creatividad y Energía Doer? En el bombardeo diario de información-ruido al que estamos sometidos la mejor estrategia es simplemente preservarla como nuestro bien más preciado. Sencillo ¿verdad?.

Hasta es posible que siguiendo la dieta hipo-informativa empieces a ver la vida de otro color, lo cual a veces parece imposible de difícil; pero no lo es.

¡Atrévete a participar en la dieta hipo-informativa durante siete días y comprueba por ti mismo los resultados!

Escrito por:

Victor Espigares

Autor del bestseller Móntatelo Por Internet. Fundador de VisualizeUs, la red social para gente creativa. Cuando no estoy explorando el mundo al revés o desafiando a la gravedad, escribo sobre cómo vivir una vida extraordinaria.

2 Comments

  1. Muy bueno Victor, me ha encantado esta lectura, y voy a usarla paramis proximos 20 minutos asi que estaba justificada jajaja. Un abrazo figura

    Reply
    • Genial! Otro abrazo para ti!

      Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *