Tema: Vida Extraordinaria

Cómo ir a entrenar artes marciales a Filipinas y acabar escribiendo un libro (casi) entero

En noviembre del 2.012 viví mi primera mini-jubilación anticipada. Decidí cumplir mi sueño de aprender artes marciales a fondo dedicándome en exclusiva y en cuerpo y alma a hacerlo. Para ello, y gracias a tener mi proyecto en la red cubriéndome las espaldas, decidí liarme la manta a la cabeza y marcharme tres meses a 12.333 kilómetros de distancia, a una pequeña aldea de pescadores de una remota isla filipina. Allí aprendería una variedad de Kali, un devastador arte marcial filipino, de manos del último descendiente vivo de la familia que creó esa variante (aquí puedes ver un vídeo de mi maestro en acción). Suena a película de Karate Kid ¿verdad? Aún no lo sabía, pero estaba sentando las bases de lo que luego acabaría denominando como El Factor Libertad. Cuando pienso en esos tres meses me vienen una mezcla de sentimientos muy diversos. Fueron tres meses muy intensos, tres meses que parecen casi una vida en mi recuerdo. Fueron meses de sobrepasarme en muchos aspectos, de alegrías, penas y soledad, de crecimiento personal, de fuerza de voluntad y de duros entrenamientos. Fueron tres meses que sin duda hoy me alegro de poder contar en mi experiencia de vida y que dieron para muchos aprendizajes personales, pero que no sé si repetiría. Y tres meses que crearon el contexto perfecto para que retomara un antiguo proyecto que había quedado relegado en su día: escribir un libro sobre emprender en la red. Pero no un libro cualquiera ni una forma de emprender en Internet cualquiera de las muchas que existen. Sino un libro para todo aquel que quisiera ganar en...

Deja de perseguir tus pasiones

Es un título polémico, lo reconozco. Especialmente cuando todo el mundo te dice que tienes que perseguir tus pasiones para poder vivir una vida plena y con propósito. Pero lee hasta el final y luego juzga por ti mismo. La pasión como concepto se ha convertido en el baremo por defecto de multitud de cosas. La usamos como cuasí-sinónimo de felicidad. Como forma a través de la que conseguir la satisfacción. Como mecanismo para darle sentido a nuestras vidas. Junto con la felicidad y el propósito de vida, la pasión se ha convertido en la nueva meta de vida que alcanzar y al igual que hay gente que dedica su vida a “cazar” la felicidad o a buscar su propósito, las hay que dedican su vida a encontrar aquello que de verdad les apasiona. ¿Para qué? Para poder dedicarse a hacerlo con toda su alma el resto de su vida (o al menos, lo poco que les queda después). Porque… ¿quién no desea una vida llena de cosas que le apasionan? Un trabajo que te apasiona, una empresa que te apasiona, unos hobbies que te apasionan… Existen demasiados bestsellers publicados sobre la pasión como concepto como para enumerarlos aquí. Libros que hablan sobre cómo encontrar el trabajo de tus sueños, cómo asegurarte que encuentras tu pasión en la vida, cómo emprender con tu pasión… Lo escucharás de boca de mucha gente: “haz lo que te apasiona”, “tu trabajo te tiene que apasionar”, “emprende con una idea que de verdad te apasione”… Incluso yo mismo en Móntatelo Por Internet hablo de ello. Porque verdaderamente es importante. No desearía a nadie...

El mundo necesita escuchar lo que tienes que decir

Todos los seres humanos somos únicos. Todos y cada uno de nosotros tenemos una impronta, una historia de vida, un bagaje que nos hace diferentes; únicos y perfectos en nuestra imperfección humana. De la misma forma que cada estrella de mar que habita en el océano es igual que sus congéneres a gran escala, pero si las observaras de cerca te sería imposible encontrar dos idénticas. Todas diferentes y únicas en sí mismas, pero parte de un todo mayor. Nuestra historia de vida no sólo está formada por las idas y venidas de nuestro caminar en este mundo. Viene precedida del caminar de nuestros ancestros, de aquellos que recorrieron el camino antes que nosotros, de los que fueron testigos de lo que hoy eres tú. Tampoco se reduce a aquello que crees que sabes ni a las habilidades que has adquirido durante tu domesticación social en el sistema educativo, sino que se compone de los dones que ya traías a ejercitar aquí, de aquello que viniste a experimentar en esta vida. De los aprendizajes del alma y no sólo de la mente. Por eso siempre he creído que todo el mundo lleva dentro un mensaje que darle al mundo, basado en aquello que lo hace único. Que todos somos maestros con enseñanzas por transmitir y que todo el mundo tiene algo interesante de lo que aprender. Como autor, parece de suma importancia que si quieres contar algo, tengas un mensaje que dé forma a tu discurso ¿no? Yo he pasado muchas horas en vela intentando descifrar cuál era mi mensaje. Qué había venido yo a comunicar. Muchas horas en...

7 Estrategias para Vivir Menos Pendiente del Móvil

Cuando el pasado fin de semana decidí hacer una voluntaria desintoxicación de móvil y de pantalla (es decir: desde que empieza el fin de semana apagas y “pierdes” el móvil, desconectas el router y nada de ordenador ni televisión, hasta que termina), no tenía ni idea de que lo estaba haciendo conmemorando el final de la 21ª Semana Internacional Sin Pantalla. Pero enterarme me ha inspirado para escribir el artículo de esta semana sobre estrategias para pasar menos tiempo enganchado delante de una pantalla, buscar la desintoxicación progresiva y diaria del móvil y ser un poco más libre de la esclavitud silenciosa a la que la conexión permanente nos somete. La Semana Internacional Sin Pantalla es un evento anual que comenzó en 1994 con el nombre de La Semana Sin Televisión y que con el tiempo evolucionó por necesidades tecnológicas en la Semana Internacional Sin Pantalla. El funcionamiento es sencillo: Consiste en pasar una semana entera reemplazando el entretenimiento digital, es decir, el tiempo de ociosidad que pasamos con móviles, tablets, ordenadores o televisores (no cuenta el de trabajo por ejemplo); por tiempo de ocio sin pantallas. ¿Las alternativas? Leer, jugar, pensar, dibujar, crear, escribir, moverse, pasar más tiempo con familia y amigos y cualquier cosa que se te ocurra que no involucre una pantalla. Del ocio a la invasión Antes la televisión ocupaba el lugar de honor para atontarnos y ocupar nuestro tiempo libre. Hoy día sigue presente, pero el nuevo enemigo ya no se limita a adueñarse de nuestro ocio, sino que se cuela en cualquier hueco y resquicio de tiempo de nuestro día: es el síndrome...

¿Qué Es Vivir una Vida Extraordinaria?

Hay mucha gente que me pregunta: “Hablas sobre cómo diseñar una vida extraordinaria… ¿pero eso qué es? ¿qué quieres decir con extraordinaria? ¿hacer cosas locas? ¿tengo que dejar mi trabajo para tener una vida extraordinaria? ¿o irme a entrenar artes marciales a Filipinas como tú?” Es una pregunta interesante. Veamos lo que “extraordinario” significa según la Real Academia de la Lengua: extraordinario, ria adj. Fuera de lo habitual o común:

este calor es extraordinario para la estación. Mejor que lo normal:
esta película es extraordinaria. Ahora bien, ¿quién define lo que es normal? ¿y quién define lo que es mejor que lo normal? La incesante búsqueda externa Vivimos en una cultura y en un mundo donde estamos continuamente buscando fuera. No sólo hemos matado al cuerpo para exaltar a la mente, sino que nos hemos desconectado tanto de nuestra esencia que nos es imposible encontrar nuestras propias respuestas. Así pues buscamos en el exterior las respuestas a lo que ocurre dentro. Buscamos en otros la validación, el respeto o el amor que sólo nosotros deberíamos ser responsables de darnos. Si nos sentimos perdidos, buscamos a alguien externo que nos guíe y ponemos en él todas nuestras respuestas. Si queremos tener éxito, nos dejamos arrastrar por los éxitos de otros y los usamos como referente del nuestro. Si queremos sentirnos atractivos y guapos nos fijamos en lo que la sociedad establece como estándar y lo intentamos emular. Si aspiramos a tener la felicidad, nos dejamos contaminar con todo tipo de ideas al respecto y la de pertenencias caras que hace falta para disfrutar de ella. Si buscamos la espiritualidad, cualquier maestro o...

La Valiosa Relación que un Doer mantiene con Su Tiempo o Por Qué la Gestión del Tiempo no Funciona

Cuando nos alejamos mucho de nuestra Energía Doer, empezamos a interactuar con la vida como si fuéramos esclavos de nuestro propio tiempo. Nos movemos ajetreados de un lado para otro, sin apenas tiempo de respirar, estresados y quejándonos a la mínima del poco tiempo que tenemos y de todas las cosas que aún nos quedan por hacer. Pero un doer se relaciona de otra forma con su tiempo. Un doer entiende y valora lo precioso y finito que es su tiempo. Por eso jamás malgastaría ni un sólo segundo quejándose de que no dispone de él. Un doer sabe que él es el dueño de su tiempo y no al revés. Un doer entiende que él elige emplear su tiempo haciendo una tarea u otra. Y como lo está eligiendo, tiene todo el poder para elegir de forma diferente si quiere. Para un doer la gestión de su tiempo se basa en prioridades. Si necesita crear el tiempo para una nueva ocupación que acaba de surgir, le es posible hacerlo al basarse en este sistema de prioridades. Para otras personas esto sería o bien sencillamente imposible en sus cabezas o bien significaría aún más estrés, ya que intentarían cuadrar esta nueva tarea dentro de sus ya ocupadas agendas. Para un doer simplemente significa que una tarea con menos prioridad se queda fuera. Nada más. En realidad no es tan diferente de como el resto de personas operan en el día a día con su tiempo. Si te paras a pensarlo, así es como gestionas tú también tu tiempo, a través de prioridades. Y está relativamente claro qué tiene preferencia...

El Secreto para aumentar un 200% tu Concentración, Creatividad y Energía Doer

Hay quien dice que el ser humano es por tendencia negativo. Que en igualdad de condiciones tendemos al pesimismo, en vez de al optimismo. A creer que al final del túnel no vamos a encontrar luz, sino más oscuridad; y que encima esto lo llevamos en los genes. Seguro que hay hasta estudios científicos para demostrar tal descorazonador hecho y reafirmar a los que eligen ver de una forma tan negra la vida (no te preocupes, no los he buscado, ni pienso hacerlo). Porque yo no soy uno de ellos, y espero que tú tampoco. Bajo mi propia experiencia uno de los mayores problemas causantes de esta negatividad es que estamos siendo constantemente bombardeados y expuestos, la mayoría de las veces por propia voluntad, a información negativa que influye en nuestro estado de ánimo, en nuestra creatividad y en nuestra Energía Doer a un nivel mucho más profundo del que podemos imaginar. Sin mencionar la cantidad de tiempo que pasamos al día de forma sistemática viendo telediarios, escuchando noticias, leyendo diarios… en definitiva, invirtiendo nuestro valioso tiempo en consumir información, por lo general negativa, que encima es irrelevante y no necesitamos para conseguir nuestras objetivos. Somos yonkies de la información, especialmente de la que menos necesitamos, la tóxica. Hace años que tomé la decisión de atajar mi adicción al consumo de información y desde entonces no he vuelto a mirar atrás. No veo telediarios, no leo periódicos y no suelo escuchar la radio (y cuando lo hago, pongo sólo música). He dejado de leer los más de ciento y pico blogs que seguía para “poder estar al tanto” de...

Gente de Carne y Hueso viviendo El Factor Libertad

Quizás cuando leíste el anterior artículo sobre El Factor Libertad tu mente se puso a intentar convencerte de cómo de imposible y loca era esa idea. Ya sabes, algo como “Nadie normal puede vivir así. Sólo la gente con mucho dinero puede vivir así. Y eso si no tienes nada que te ate, porque eso es imposible con niños / hipoteca / {pon-aquí-tu-excusa-favorita}”. Afortunadamente, cada vez hay más personas a lo largo y ancho del mundo que deciden cuestionar lo establecido, perseguir sus sueños, y vivir con el Factor Libertad como bandera. Y otra de las ventajas de Internet es que estamos tan sólo a un click de distancia de conocer historias verdaderamente increíbles sobre cómo personas de carne y hueso, como tú y como yo, están consiguiendo vivir la vida de sus sueños a través del Factor Libertad. Como por ejemplo la historia de Walter, más conocido en la red como Che Toba. Walter, analista de sistemas de profesión, fue un emprendedor con éxito en los años 90. Desarrolló con un amigo un portal de pujas llamado e-compras.com, que posteriormente recibió inversión privada para montar una empresa que llegó a tener hasta 60 empleados. Al tiempo de vender su idea, empezó a darse cuenta de que su día a día se había convertido en el de un ejecutivo que pasaba la jornada entre gestiones, ajetreos y preocupaciones. La diversión de crear algo de la nada y hacerlo crecer, había sido sustituida por una vida de oficina que no era lo que él deseaba. Fue entonces cuando recordó uno de sus sueños de la infancia: ser cámara documentalista. Sus...

El Santo Grial de Emprender en Internet: El Factor Libertad

Hay infinitos motivos para montárselo por Internet, tantos como estrellas en el firmamento. Hay quien quiere ser su propio jefe. Otros quieren poder disponer de su tiempo a su antojo. Los hay que buscan ganar más dinero. Luego están los que ansían crear algo grande, que deje huella. Otros quieren sentirse emprendedores. Hay quien simplemente quiere compartir su idea con el mundo. Y muchos sencillamente buscan la diversión de crear. No es que haya un motivo mejor que otro, por supuesto. Cada persona tiene el suyo, al igual que cada uno tiene su propia motivación. Incluso lo normal es que tengas varios de ellos, y no sólo uno, impulsándote por dentro para conseguir montártelo por Internet. Sin embargo, existe uno que es invisible para la mayoría de las personas y que sólo unos pocos conocen y persiguen. Para mi, es la joya de la corona. Es lo que yo llamo el Factor Libertad. Conozco mucha gente que se lo ha montado por su cuenta con éxito, tanto online como offline. Negocios y proyectos que funcionan, crean dinero (en ocasiones, muchísimo) y sobre todo aportan valor (lo uno sin lo otro no puede existir). Pero sin embargo, todos estos proyectos tienen algo en común: no pueden funcionar solos. Requieren de la dedicación, energía y atención continua de su creador o creadores para seguir funcionando. Y si eso falla el día de mañana por cualquier motivo inimaginable, el proyecto dejaría irremediablemente de funcionar y por lo tanto de generar ingresos. Puede que no suene tan mal. Al fin y al cabo, es a lo que estamos acostumbrados. Para ganarse el sueldo...

La Energía Doer o Cómo Lograr tus Metas y Crear Resultados

Si alguna vez has intentando conseguir una meta a largo plazo, como por ejemplo montártelo por Internet, y te has quedado a mitad de camino, sabrás la sensación tan frustrante que se te queda dentro. El pasar tantas horas ilusionado, pensando, concibiendo, soñando y casi tocándolo con tus manos, para de repente, otra vez, tener que apagar todas esas ilusiones en una cubo de agua fría, es desesperante y dañino para uno mismo. Lograr tus metas y manifestar resultados, especialmente si es a medio-largo plazo como el caso de crear un proyecto, conlleva tiempo y dedicación. La gran mayoría de las personas en la sociedad actual están demasiado acostumbradas a la adicción de la gratificación instantánea y a la comodidad en que vivimos. Esto conlleva que no son capaces de aguantar en la brecha el tiempo necesario para conseguir resultados tangibles con sus visiones a largo plazo. Lo usual es que pierdan la motivación y el compromiso (“no estoy seguro de que esto sea buena idea…“), que se desilusionen viendo que no llegan a ningún puerto (“pero… ¿todo esto para qué?“), o simplemente que arrojen la toalla y cambien de idea (“¿sabes qué? me he dado cuenta de que esto no es tan importante para mí“) engañándose así a si mismos. Y luego están los doers, una extraña tribu de personas que tienen claro cómo conseguir lo que quieren, y no se detienen hasta que lo consiguen. Son los que hacen que las cosas ocurran, a los que no les asusta ensuciarse las manos ni remangarse los pantalones para meterse de lleno en todo el fregao, siempre y cuando...