Tema: Mente Extraordinaria

Lo que la Ciencia Nos Dice Sobre Tomar Malas Decisiones

Todos queremos tomar mejores decisiones en nuestro día. Ya sea para hacer crecer nuestro negocio en Internet. Ya sea para disfrutar de más tiempo libre haciendo lo que nos gusta. Ya sea para acabar el día con esa sensación de satisfacción y realización personal que se te queda cuando sabes que has hecho lo que te habías propuesto. Tomar mejores decisiones nos hace ser más productivos, tener más energía y acercarnos a nuestras metas. Sin embargo, no siempre tomamos las mejores elecciones. De hecho, la mayor parte de nuestro día lo pasamos apagando fuegos, corriendo de aquí para allá, sin tiempo para nada, descuidando nuestra salud y de forma mucho más preocupante, sin prestarle atención a las cosas que sabemos que nos hacen bien y nos equilibran como seres humanos: nuestras necesidades creativas y espirituales, como la pura diversión, el juego o la meditación. Pero… ¿por qué? ¿Por qué tomamos elecciones poco saludables y productivas cuando sin duda sabemos hacerlo mejor? Resulta que la ciencia tiene una explicación para este fenómeno. Y no es que seamos humanos tontos de remate. Sigue leyendo. Lo que la ciencia ha descubierto sobre tener un juicio justo En un estudio de investigación llevado a cabo por la Universidad de Columbia, un grupo de psicólogos investigadores examinaron 1.112 juicios durante un periodo de 10 meses. Todos estos juicios eran un tipo especial de juicio, juicios de libertad condicional, llevados a cabo por una comisión específica designada para evaluar personalmente el caso de un criminal convicto y determinar si se le concedía la condicional. Lo típico que vemos en las películas cuando encarcelan al protagonista...

Dos motivos por los que fracasas con tus propósitos y cómo evitarlo

¿Cuántas veces has empezado algo, con todas las ganas del mundo, súper motivado e ilusionado, trayendo lo mejor de ti y dando lo que parecían ser los pasos correctos para conseguir tu meta… para al final acabar desinflándote como un globo pinchado y quedarte a mitad de camino? Tranquilo, no eres el único al que le ha pasado. Todos tenemos infinidad de propósitos que tristemente se quedaron a medias. Quizás otra cosa se interpuso en el camino para crear tu proyecto en la red. Quizás un buen día nos preguntamos a nosotros mismos para qué tanto esfuerzo por bajar de peso. Quizás de repente dejamos de tener la motivación por aprender ese idioma nuevo. Quizás nos dimos cuenta de que habíamos silenciosamente abandonado nuestro empeño por vivir de una forma más saludable. Y para no deprimirnos del todo, ni entramos a hablar sobre los famosos propósitos de año nuevo (sí, esos que ya tienes perfectamente olvidados). Lo que pasa con nuestra mente y los propósitos Gran parte del problema reside en cómo funciona nuestra mente a la hora de establecer nuestros propósitos, en concreto a la hora de entender el compromiso que establecemos con ellos. Precisamente el otro día una amiga me decía que quería volver a salir a correr. Su única preocupación era que algún día no pudiera hacerlo, porque fue la razón por la que acabó dejándolo la última vez que se lo propuso. Este es un gran ejemplo para ilustrar cómo funciona nuestra mente a la hora de procesar nuestros propósitos y metas, y cómo en ese proceso también se establece sutilmente el sabotaje que hace...

Aprende Cómo Rediseñarte A Ti Mismo o El Increíble Poder de las Identidades (II)

Este artículo lo he dividido en dos partes para facilitar su lectura. En la primera parte vimos el planteamiento y en esta segunda parte veremos lo que podemos hacer al respecto. Si no te has leído todavía la primera parte, te recomiendo su lectura antes de seguir leyendo. Ya hemos visto cómo las identidades que hemos asumido sobre quiénes somos causan todo a nuestro alrededor, desde resultados que tenemos o que no tenemos, hasta formas de ser. También porqué esas identidades no son necesariamente más verdad que cualquier otra creencia diferente que podrías haber asumido. El problema con muchas de estas identidades que tenemos es que fueron adoptadas hace ya mucho tiempo y han dejado de sernos útiles para nuestras metas y nuestra visión de la persona que aspiramos a ser. Son lo que vamos a llamar identidades limitantes, aquellas que restringen nuestro potencial para conseguir lo que queremos en la vida. Veamos algunos ejemplos de identidades limitantes: Supongamos que quieres emprender con tu idea en Internet, pero tienes la creencia de ti mismo de que no eres del tipo de persona que acaba las cosas que empieza. Bueno, está bastante claro cómo se va a desarrollar la historia ¿verdad? Por mucha ilusión y ganas que le pongas al empezar, será otro proyecto más empezado y no terminado que se quedará acumulado en tu conciencia reforzando la identidad de “empiezo muchas cosas, pero no termino ninguna”. Para evitar eso, lo primero antes de nada será activar tu energía doer y saberte capaz de poder terminar las cosas, antes ni siquiera de plantearte comenzar otro proyecto nuevo. Si siempre has...

Por Qué No Eres Quién Crees Que Eres o El Increíble Poder de las Identidades (I)

Este artículo lo he dividido en dos partes para facilitar su lectura. En esta primera parte veremos el planteamiento y en la segunda parte lo que podemos hacer al respecto. Si le preguntas a la mayoría de la gente cuánto cuesta cambiar algún aspecto de si mismos, te dirán que es muy muy difícil (con énfasis en el segundo “muy”), algo casi imposible. Sin embargo, yo siempre he pensado que cambiar algo es muy fácil. ¿No te gusta tu mal humor? Decide ser una persona con buen humor y listo. ¿Ha sido muy difícil cambiarlo? Probablemente no. Probablemente lo que más te cueste ahora es actuar consistentemente y ser una persona con buen humor la mayor parte del tiempo (especialmente en las ocasiones en las que tu mal humor aflore de forma “automática”). La cosa es que todos queremos ser mejores personas (mejores padres, mejores amigos, mejores parejas…) y también queremos conseguir aquellas cosas que nos importan en la vida. Da igual si eso es alcanzar el Factor Libertad y diseñar la vida que siempre has querido, expresar tu creatividad, emprender online y tener éxito financiero, tener tiempo para todo lo que quieras, encontrarte satisfecho y realizado con tu trabajo o tener el físico y el dominio corporal con el que siempre has soñado. Alcanzar una meta que se encuentra fuera de nuestra zona de confort (como por ejemplo materializar un proyecto en la red, cambiar tu mal humor, aprender un idioma desde cero o hacer un mortal hacia atrás), te va a requerir un nuevo conjunto de habilidades para conseguirlo y esas habilidades necesitan de nuevos hábitos, identidades...

El Secreto Para Mantener Tu Cerebro Joven y Vivir una Vida Extraordinaria

¿Alguna vez has visto a una persona mayor intentando aprender a manejar un ordenador o navegar por Internet? Yo todavía recuerdo cómo de pequeño era yo el encargado de programar el video en casa porque mis padres no conseguían entenderse con el mando. Ejemplos como estos existen a miles. Y es que de siempre se ha considerado que cuanto más mayor se hace uno, más difícil le resulta aprender cosas nuevas. Mientras que los niños son esponjas que lo absorben todo y les cuesta muy poco esfuerzo aprender. Pero curiosamente mis padres ahora se manejan estupendamente con su iPhone cuando en su día no consiguieron averiguar cómo programar el video. ¿A qué se debe este curioso fenómeno? Cambiando el paradigma Para entenderlo tenemos que echar un vistazo a la neurociencia, la ciencia que estudia e intenta entender cómo funciona la gran caja negra que todavía es el cerebro humano. Aún en pañales si la comparamos con otras ramas de la ciencia, los últimos descubrimientos en neurociencia han cambiado (para bien) el paradigma bajo el que se entendía el cerebro y su funcionamiento. Hasta hace poco la ciencia nos decía que el cerebro era algo estático e inmutable, que nacíamos con un número fijo determinado de neuronas que se iban degradando con el paso del tiempo y que nuestra genética era la principal responsable de nuestra inteligencia. Se creía que el cerebro experimentaba un momento crítico de expansión desde el momento del nacimiento hasta ya adentrada la infancia. En esta fase ocurría la mayor parte del desarrollo neuronal y se creaban la gran mayoría de conexiones y caminos neurológicos. De...

4 Claves para Despertar Tu Creatividad Dormida

Si no eres de los que suelen tener ideas a menudo, quizás es que tu creatividad necesite de cierto espacio y tu rutina diaria no se lo esté concediendo. La creatividad comparte con la Energía Doer dos características principales: todos, absolutamente todos, tenemos; y cuanto más la cultivas, más a flor de piel está, y por tanto más fácil es usarla. Así que si tu creatividad anda poco activa y te desespera que no se te ocurran “buenas ideas” para montártelo por Internet, o estás atascado en ese paso, antes de seguir frustrándote y buceando sin éxito horas y horas por la red en busca de la idea definitiva, prueba alguna de las siguientes estrategias para despertar tu creatividad dormida: Conecta con la naturaleza Concédete un día de desconexión gratuita, sin ningún propósito ni ninguna finalidad, más allá de disfrutar de ti mismo y de tu entorno. Coge un cuaderno o libreta para escribir por si te apetece, apaga tu móvil y vete a la naturaleza, a la playa, a la montaña o a algún sitio tranquilo que te inspire; y simplemente pasea o túmbate a escuchar los pájaros o el sonido de las olas del mar. Conecta contigo mismo y, si te apetece, ponte a escribir sin ninguna finalidad. En general cualquier cosa que ayude a desestresarte, está ayudando a que tu creatividad recupere ese espacio perdido. Rodéate de contenido inspirador A mí, leer libros de gente que ha llegado a donde yo quiero llegar, historias de casos de éxito o de no tan éxito, libros sobre motivación o inspiración, etc. me suele poner en modo lluvia de...